Las personas, los consumidores, los clientes, siempre tienen más expectativas de las que uno pueda pensar. Siempre existe algo más, hay que saber escucharlos y hay que dárselos, el truco para tener éxito en cualquier producto o servicio se encuentra en adelantarse a los deseos del cliente, en darle siempre algo más de lo que espera. Por eso, en la concepción del producto o servicio debe pensarse en lo que ya se tiene y en lo que se puede añadir.

Por ejemplo, hace 15 años creías que iba a ser necesario contar con una computadora en tu casa. Hoy es indispensable.

Aprende a escuchar al cliente, afina tus estrategias de venta ya que el proceso de aprendizaje en ventas toma un tiempo. Sé paciente, admite los errores, pero manténte muy cerca de tus vendedores para corregir las fallas. Selecciona con mucho cuidado a tus vendedores. No tomes en cuenta solo a los que son muy habladores o ambiciosos, pues para convencer a un cliente siempre es buena una dosis de cordura y de serenidad.

Que tus vendedores nunca mientan ni exageren. Es mejor que los clientes reciban un servicio superior al que esperaban, que no poder cumplir con los ofrecimientos de los vendedores. El personal debería tener siempre una motivación para vender más, esto se logra estableciendo un margen variable de comisiones por sus ventas.

No fomentes la competencia entre los vendedores, hay que competir hacia afuera, nunca hacia adentro. Muéstrate más ante el cliente y la manera más rápida es creando una página web, Si los años ochenta fueron los de la calidad y los noventa los de la reingeniería, desde el dos mil lo es el de la velocidad. El mundo de las empresas dependerá de cuán rápido se realicen los negocios, pues el acceso a la información altera el estilo de vida de los consumidores y sus expectativas acerca de los productos.

Las mejoras en la calidad y en todos los procesos de la empresa ocurrirán en el futuro de manera más rápida. Cuando el incremento de la velocidad en la web sea suficientemente grande, la naturaleza misma del negocio cambiará. No olvides tener también un email del negocio, que ese será siempre el contacto que iniciará la relación comercial entre tú y tus clientes. Describe tus productos en forma completa, precisa y concisa, y además, adjunta una fotografía, hay que ser más visual e ilustrativo en lo que ofreces.

Hay que mantener siempre encendida la expectativa en los clientes de lo que puedes ofrecer en tu negocio, innova siempre, ofrece cosas originales  y marca la diferencia con tu competencia, los clientes siempre se acercan más a lo que es diferente del resto… Se lo garantizo. Gracias

César Carrasco

Anuncios